miércoles, mayo 09, 2007

Anécdotas de Facundo Cabral...



  • Pregunté a un viejo Tarahumara por qué no usaban armas para defenderse de los cuatreros, y me dijo: Si las armas fuesen necesarias, habríamos nacido con ellas.



  • Me dijo un campesino chino: Si quieres ser feliz un día, emborrachate; si quieres ser feliz una semana, cásate; si quieres ser feliz toda la vida, sé jardinero.



  • En el Campo di Fiore, en el trastevere romano, lo encontré dándole migajas a las palomas. Le pregunté: ¿Usted es el que yo creo? Y me dijo: Yo soy el que tú quieras. Le pregunté: ¿Usted es el maestro? Y me dijo: No, maestro es el que te puso delante de mí y a mí delante de ti. Yo soy Arthur Rubinstein.



  • Cuando me fui de mi casa, niño aún, mi madre me acompañó a la estación, y, cuando subí al tren, me dijo: Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte, el primero fue darte la vida, el segundo la libertad para vivirla.



  • La oración predilecta de mi madre decía: Señor, te pido perdón por mis pecados, ante todo por haber peregrinado a tus muchos santuarios, olvidando que estás presente en todas partes. En segundo lugar, te pido perdón por haber implorado tantas veces tu ayuda, olvidando que mi bienestar te preocupa más a Ti que a mí. Y por último, te pido perdón por estar aquí pidiéndote que me perdones, cuando mi corazón sabe que mis pecados son perdonados antes que los cometa, ¡tanta es Tu Misericordia, amado Señor!



  • Alguna vez me preguntó mi madre: ¿cuándo vas a dejar de pelear para comenzar a vivir?, ¡porque no se pueden hacer las dos cosas a la vez!


  • Mi madre creía que el día del Juicio Final el Señor no nos juzgará uno por uno -ardua tarea- sino el promedio, y si juzga el promedio, estamos salvados, porque la mayoría es buena gente.


  • El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso -una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que construyen la vida.


  • Diría mi madre: Si los malos supieran qué buen negocio es ser bueno, serían buenos aunque sea por negocio.

Anécdotas de Facundo Cabral,
contadas por él mismo

15 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta leer a Cabral, es genial
besos
gabrielle

Rodrigo D. dijo...

Estan buenisimas, me encanta Cabral.
Siempre es bueno q la musica te haga pensar.

max dijo...

Tuve el privilegio de conocerlo y cruzar algunas palabras con él,un ser maravilloso sin duda.

Gracias MariCarmen !!!

Ferrigato dijo...

La verdad que no tenia ni idea de quien es Cabral, pero visto lo leído, voy a buscar algo sobre el, muy buena entrada. Saludos

Azul... dijo...

Cabral es maravilloso, les recomiendo su libro "Ayer soñé que podía y hoy puedo", no tiene desperdicio!

Bessitos para cada uno y gracias por la visita!

Ferrigato dijo...

Me ha punto lo del libro :) Debo ser un poco torpe pero estado buscando por aquí tu mail y no lo encuentro. Te dejo el mio ferrigato@gmail.com
Un besito.

Miguel Pinto dijo...

Querida amiga, todas las reflexiones son increíblemente profundas, acertadas y sencillas, gracias por compartir estas chispas de sabiduría.

Un abrzote

max dijo...

Miguel las reflexiones son profundas,acertadas y muy sencillas porque así es Facundo,aquí te dejo un link a su sitio oficial.

http://www.facundocabral.org/


Saludos desde Argentina

Verdeazul dijo...

Tambien hay que escuchar las canciones, son buenas y muy graciosas, algunas...

Azul... dijo...

Ferri, email recibido y respondido ya! ;)

Miguel, Cabral es fabuloso!

Max, gracias por el dato y perdón por no estar, nadie mejor que tú sabe de la locura que es mi vida en estos días. Besos, corazón!

feliz finde para todos, gracias por venir y darse el ratito para comentar!!!

Gustavo Marin dijo...

facundo cabral es lo maximo he escuchado todas y cada una de sus canciones y como tu dices no tiene desperdicio las letras las canciones son lo maximo

Blank dijo...

Maestro... es la palabra que lo define...

Mai dijo...

gracias por publicar esto, la verdad en este momento el pesar de la muerte tan espantosa que sus palabras suavisan el dolor!!!!

Anónimo dijo...

FACUNDO...el poeta del pensar fecundo

Nos sorprende grandemente tu partida,
fuiste víctima de esa violencia tan insólita,
desmedida e incontrolable,
que parece acosarnos en cada esquina.

Tu muerte es un llamado,
un grito por la vida,
un canto salvaje y silencioso,
para detener tantísimo daño y muerte inmerecidas.

Maestro Facundo, hijo prodigo de la vida,
ahora te has convertido en Mártir.
No te has ido, solo dejaste tu cuerpo,
de la manera mas trágica e inesperada,
para sembrar una semilla de paz y esperanza en Guatemala.

¿Como puede ser que sea tan fácil
morir en manos de sicarios en este país?
¿Como puede ser que no
se detengan estos hechos criminales?

Facundo, no puede ser casualidad que hayas muerto en Guatemala,
tu muerte nos obliga a despertar y a buscar soluciones que a ratos parecen imposibles.
Esperamos que tu muerte se sienta en toda la sociedad guatemalteca
y estremezca todas las estructuras de gobierno en este país.
Que se convierta en la gota que colma el vaso,
para que la justicia guatemalteca verdaderamente se transforme
porque -una vez mas- se comprueba que en Guatemala se ha perdido
completamente el respeto a la vida
y la justicia se muestra impotente ante estos repetidos embates de violencia.

Que este fatídico evento sirva y se convierta en el impulso
de un cambio necesario para Guatemala, un país que día a día
se desangra víctima de la violencia, el asesinato y la injusticia.

¡¡¡ Pura luz en Guatemala …!!!

Ruy Cid,
9/7/2011

Humberto Vázquez dijo...

Facundo decía que solo aquel que ha vivido tiene derecho a morir y entonces cuanto derecho tienes Facundo me pregunto de morirte ahora...yo creo que todo el derecho..todo el derecho que te da haber vivido en todas partes y a todas horas por todos los caminos que te hicieron de todos lados porque como decías no eras de aquí ni eras de allá porque fuiste de allá y de acá ...fuiste de todos lados... descansa en paz Facundo..