domingo, febrero 25, 2007

Enamorarse a los 15...

Tengo una hija adolescente, pero mi siembra en ella no comenzó ahora, comenzó incluso cuando soñaba tenerla anidada en mi vientre: la honestidad, el saber que siempre podrá contar conmigo, que si se equivoca no voy a dejar de quererla, la responsabilidad de los propios actos y mil cosas que no podría terminar de enumerar aquí, pero simplificándolo, sin que ello merme lo importante de la tarea, lo que trato cada día es de darle instrumentos para vivir lo más plenamente posible, con la certeza de que ella encontrará otros que serán incluso mejores que los que yo pueda darle, porque es eso lo que hemos hecho todos. Y esto incluye la confianza y la honestidad que le pido y el alboroto de hormonas inevitable, que despierta el amor...

Todo esto viene a colación porque Laura tiene una amiguita (la llamaremos A* y tiene 15 años), a la que quiero entrañablemente y que es -bueno, era- novia de otro chico (J* de 14 años) que, para más INRI, es el hijo de la tutora de ambas. El día de los enamorados esta chiquita y su novio intercambiaron regalos (he de decir que mi casa fue el escondite de muchos regalos de los amigos de Laura, a fin de evitar que sus respectivas parejas pudieran sospechar qué les iban a regalar). El chico, J*, llegó a su casa con un enorme y hermoso oso de peluche y otros regalos que A* le había dado, lo cual implicó que él tuviera que hacer pública la relación que mantiene con esta chica... ¿La reacción de su padre? Decirle a J* que él no tiene edad para tener novia y que ya podía ir cortando con ella y devolviéndole el regalo. La madre del chico, docente, se quedó muda.

Yo no puedo explicarles la mandíbula llegándome a las rodillas cuando Laura me lo contó. ¡O sea! ¿Qué está buscándose ese padre? Que su hijo no le cuente nunca nada más, para empezar. Pero yo me pregunto si es que ese padre recuerda su adolescencia, si es que el tipo tiene la fórmula mágica para detener las hormonas adolescentes y evitar que descubran al sexo opuesto hasta que los padres querramos que se enamoren... Yo desde luego no querría saber de qué va su fórmula, porque yo tengo claro que mi hija se enamorará (o lo está ya) y aunque yo me muera de miedo por dentro (¡Laura, esto no lo leas! ¡ja!), se que no soy su dueña, soy su mamá y la voy a querer entrañable e incondicionalmente siempre, y cuando sea el caso estaré a su lado por si me necesita...

Además ¿quién no recuerda lo sabrosísimo que se sentían las mariposas en la panza cuando se enamoró por primera vez???

18 comentarios:

Ana Gabriela Sandino dijo...

Del sabio Serrat al padre (en versión invertida... el mensaje es lo importante) :

-Pongasé Usted un vestido viejo y de reojo en el espejo haga marcha atrás, recuerde antes de maldecirme que tuvo Uste la carne firme y un sueño en la piel Señora!

Yo le mando la canción al padre de J y si le queda el guante...
Es una pena lo cuadrado que pueden ser algunos padres, pero son los candidatos número 1 a abuelos prematuros.

Un beso y gracias por tu compañía...

Amor dijo...

tienes toda la razón del mundo
un beso fuerte
amor

Leo dijo...

Os admiro mucho a las que sois madres. Creo que es la tarea más compleja del mundo: dominar el miedo a que les ocurra algo malo, dejarles su espacio intacto, educarles, darles las herramientas para que sean personas independientes y sanas en un futuro, sin proyectar sobre ellos los propios miedos y carencias...
Me ha gustado tu entrada. Me ha hecho recordar mis quince años. Si alguna vez soy madre, espero ser capaz de evocarlos también.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Como sabes tengo a Tina que apenas cumplió 17 años. Mi mayor temor siempre fue que me hiciera abuelo antes de llegar a los 18 años. Ahora que tiene 17 años le doy bastante libertad, pero siempre estoy pendiente a ella. No juzgo a nadie, menos a este señor. A pesar de este incidente, de seguro debe tener una linda familia.

Mr. G

Monica Rebolledo S. dijo...

Uf, gran labor la de criar... aún no tengo esa enorme responsabilidad en mis hombros, pero me encanta tu postura, espero que tu hija sepa corresponder toda esa confianza.
Respecto al padre de J, debo decir que creo que lamentablemente el no tuvo padres comprensivos por lo que no conoce otra forma de relación Padre - Hijo, sin embargo, debe ser difícil para él. Talvez J debe acercarse a él y enseñarle otra forma de amar y educar, mostrarle quien es y que espera de su padre.
Un abrazo, sobre todo para tu hija, quien tiene una gran suerte de tenerte como madre.

Carlos dijo...

La verdad es que es difícil saber cuándo ceder y cuando no, pero creo que en temas del corazòn, mientras m+as nos prohiban, màs nos aferramos

besotes preciosa

Luzmi dijo...

Absolutamente de acuerdo, me consta que eres una madre de las que no quedan

Bechitosss

El Trimardito dijo...

Hay padres que no terminan por entender que los hijos son serán seres independientes totalmente de ellos, pero este tipo, firmó el acta, de no le cuentes nada a papá, porque simplemente él nunca lo va a entender.
Que bueno que tienes una excelente relación con tu hija.
Saludos!

Azul... dijo...

Ana, me río, porque desde que soy madre escucho esa canción de otra forma =o)Habría que ponérsela por megáfono en la puerta de su casa al Trucutrú de la historia, desde luego.

Santiago ¡saludos y otro besote para ti!

Leo, te repito lo que te dejé ayer en tu blog, si cuando seas madres lo haces tan bien como escribes, ¡serás una madraza!

Mr. G, tú eres el ejemplo a seguir por este padre de la historia y por muchos otros, pq criar solo a 3 hijos es para mi un acto heróico.
Ten confianza en lo que has sembrado en Tina, estoy segura de que no te defraudará ;)

Mónica, lamentablemente J* se ha plegado del todo a lo que su padre le ordenó, es un crío y ojalá que cuando crezca no se arrepienta de su sumisión; desde luego, si yo fuese él habría tratado de explicárselo a mi padre, de hecho cuando tuve su edad lo hice más de una vez y no me fue mal, aunque estaba más chorreada que palo e' gallinero jeje. Igual da risa, pq cuando ve a A* salir con otros amigos el crío se cabrea, siesque...

Carlos, "talmente", lamentablemente los niños no vienen con instrucciones al dorso y hay que aprender por ensayo y error, la verdad es que a veces yo no se si hago bien o no cuando permito o prohibo algo, pero no se me cae el ombligo por disculparme con ellas si me equivoco =o)

Luzmi, no se si soy una madraza, lo que si se es que las quiero con toda mi alma y daría mi vida por ellas y su felicidad, y trato que no se me olvide el camino que yo recorrí a su edad, supongo que eso hace que las cosas sean más fáciles

Trimar, tal cual, lo que se está buscando es que ese chamo, cuando crezca, no le consulte ni la hora a su padre, en fin...

Un besotote para todos, ¡gracias por venir a charlar un ratito!

Anónimo dijo...

Oye, güey... qué falta de confianza la tuya!!... ya sabes que cuando quieras yo también puedo asesorar a tu hija en cualquier tema con respecto a los amores pubertos!!!... jajaja!!!... con todo gusto yo estoy dispuesta a compartir mis experiencias con ella!!.. (o=

Lori dijo...

Hola Mami!!
Bueno, no sabremos cómo acaba la historia...Lo que se es que agradezco un montón que seas más liberal que el papá de J* en este sentido!!! jeje
TE QUIEROOOOOO!!!

Azul... dijo...

Wey, no manches, yo le doy gracias a Dios cada día pq tu hijo haya sido niño y no miña!!! jaaaaaaaaa

Laura, mi amor chiquito, tú sabe que yo siempre voy a estar ahí, que la cosa no pasaría, dado el caso, de que me pusiera *rrrrrechísima, pero de que no te voy a dejar colgada, eso tenlo siempre seguro, me moriría si se que andas por ahí pasándolas canutas teniendome a mi para apoyarte

Besototes a las dos, las quiero con toda el alma!!

Max dijo...

¿que tendrá para decir el niño que alguna vez fué ese padre?

Aquí les dejo la letra de una canción de Alberto Cortez que viene muy al caso.

Besos



CUANDO TE ASOMES AL AMOR


"Cuando te asomes al amor, pequeña mía,
has de tener el universo entre tus manos
y al serenidad y la armonía
germinarán en ti, grano a grano.

Cuando te asomes al amor, tendrás derecho
de platicar con las estrellas de otro modo.
Brillarán todas ellas en tu pecho
y les podrás contar, todo de todo.

Cuando te asomes al amor, pequeña mía,
alcanzarás una cota insospechada;
verás desde la altura un nuevo día
naciendo de tu propia madrugada.

Cuando te asomes al amor, todas las flores
descubrirán a tus asombros inocentes
una gama más amplia de colores
y aromas que se antojan diferentes.

Cuando te asomes al amor, si es invierno,
pensarás que estalló la primavera,
llenarás de poemas un cuaderno,
llevando tu emoción en bandolera.

Cuando te asomes al amor..., pero... ¿qué digo?...
si no has cumplido más de un año todavía.
Regala una sonrisa a tu padrino
y duérmete feliz..., pequeña mía.
"


Letra: Alberto Cortez

Anónimo dijo...

Mary gracias por ponerme en tu historia k te quiero muchisimo que sepas que tu eres como mi segunda madre y tambien gracias por ayudarme cuando te necesito, tu siempre me tendras aqui al igual que estaras en un huekito de mi corazon.te quiero mucho.Besotes!!

Anónimo dijo...

LA DE ANONIMO SOY YO(A*)tq quiero!!pd:me encanta tu blogs.

Azul... dijo...

Eso me mismo me pregunto yo, Max... ¡qué linda la canción, no la conocía! ¡gracias por enseñármela!

A*, mi niña, para mi eres como mi hija, y siempre que quieras voy a estar aquí para ti, porque yo tb te quiero MUCHÍSIMO!

Besototes para los dos!

Anónimo dijo...

Muchas gracias!!pero lo vuelvo a repetir que te quiero mucho y que muchas gracias en apoyarme.Espero que me aguantes todos los dias que voy a tu casa(que estoy siempre metida)jaja.Muchos besitos para todos y para a ti tambien!!.Os quiero.A*

Azul... dijo...

¡Bella! Mi casa es tu casa, me requete encanta tenerte por aquí (de hecho, te acabas de ir y ya textraño =o)

300 besotototes
TQMMMMM