sábado, febrero 10, 2007

10 de Febrero...

El tiempo, esa patraña que dicen no existe, pasa sin que nos demos cuenta o nos pesa como si cada minuto fuera una eternidad... Yo salí de mi país en 2003, se cumplen justo hoy cuatro años, y no podría decir si el tiempo fue lento o rápido, porque miro hacia atrás y lo siento como una maraña, duro como una roca, húmedo de nostalgias,y es que me ha costado mucho el proceso de aceptación que implica la elaboración de un duelo de semejante tamaño... Hoy estoy bien, la nostalgia es mi piel y sé que eso va a ser así para siempre, es ésa y no otra la piel que vestimos los inmigrantes, pero no puedo ser injusta, porque me ha ido bien y trabajo duro para que así sea.

Hace poco he escuchado una bellísima canción de Antonio Carmona y Alejandro Sanz dedicada a la inmigración, por supuestísimo, la letra llega hondo a los que hemos tenido que salir para buscar nuestro destino en otras playas...





Para que tú no llores

(A. Carmona y A. Sanz)

Se fue con las arenas del mar
buscando su destino
pálpito entre las sombras sin más y nado en el vacío

Reina el silencio en este oscuro lugar
nada es eterno todo llega al final
tan solo se que busqué y que busqué
lo que este mundo me duele y me da

Para que tu no llores así
no pierdas las esperanza
se que llegará, llegará

Me muevo con la gente que va
cargada de recuerdos
confío en la persona que da
su amor sin conocerlo


Aún queda tiempo para echarnos a andar
no me preocupa si te encuentro al final
tan solo se que busqué y que busqué
lo que este mundo me duele y me da


Para que tu no llores así
no pierdas la esperanza
se qué llegará, llegará

Se fue con las arenas del mar
buscando su destino
palpito entre las sombras sin más
y nado en el vacío


Reina el silencio en este oscuro lugar
nada es eterno todo llega al final
tan solo se que busque y busqué
lo que este mundo me duele y me da

Para que tu no llores así...


3 comentarios:

Anónimo dijo...

La he escuchado en la radio, es una canción muy linda y es verdad que pega fuerte

Saluditos

Inma

Luzmi dijo...

A mi me parecen siglos desde que te fuiste, pero se que allá estás mejor que aquí, a salvo y en paz, no podías hacer otra cosa, Mary, así que no te castigues más por ello.

No creo que aquí lleguen los cd's de Antonio Carmona, así que ya me las averiguaré para escucharla :)

Más besotes

Anónimo dijo...

Cuatro años ya? una eternidad! Y dos de tu regreso tan corto, del jugo de parchita en Chacaíto charlando como loros y bebiéndonos los pocos minutos que pudimos vernos.

Se le extraña un mundo, doctora.

Gonzalo