jueves, enero 18, 2007

Tránsitos...

Alguien dijo alguna vez que la vida no es una cuna de rosas, quizás lo es, seguramente lo es, porque tiene espinas inevitables y, para quitárselas, hay que pincharse con ellas... Nadie dijo que fuera fácil, pero sí es verdad que poniéndole el alma a lo que deseamos, podemos alcanzarlo... Habrá quien alegue que hay veces en las que, aún poniendo el alma, las cosas no se nos dan. Yo siempre he pensado que si algo no se cristaliza, aún poniéndole todo lo que somos, es porque el resultado no habría sido bueno para nosotros, pero sin duda tendrá un buen resultado a la larga, porque lo que se siembra desde el corazón siempre da una buena cosecha...

Me falta mucho por aprender, no tengo todas las respuestas, pero sigo creyendo que un día cabalgaré un caballo blanco, luciré anillos en los dedos y llevaré campanas en los pies, porque tengo el alma abierta de par en par...

Me encontré este texto aquí



Nadie transita por la vida libre de marcas.
El mundo tiene muchos sonidos agrios,
el cuerpo es un blanco frágil... aún así, cada
uno de nosotros, en algún momento,
puede cabalgar un caballo blanco,
lucir anillos en los dedos
y campanas en los pies...
y si podemos abrir nuestros sentidos
a los perfumes, sonidos y lugares,
tendremos música por doquier.

Sean O'Casey
Fragmento de "Juno y el Pavo Real"

3 comentarios:

Carlos dijo...

aaaamèèèèèènnnnn

Luz dijo...

Hasta que coincido con Carliviris en un comentario: ¡¡¡¡¡¡AMÉN!!!!!!!

TQB

Anónimo dijo...

que dulce eres escribiendo, que bien te extpresas, da gusto leerte