domingo, julio 24, 2005

La fuerza de los sueños...


Este finde me tocó paseo a Madrid por causas ajenas a cualquier madre: llevar a mi hija Laura, que estará de viaje con mi hermano y su familia durante 3 semanas (Bueno, ¿qué quieren? Estoy aprendiendo que se acerca la hora de que mis pollitas vayan abriendo las alas, pero me cuesta, any problem with that?)... pero el cuento no viene por ahí, no...

Aprovechando que me quedaba el fin de semana, quise ir a Mejorada del Campo, un pueblo a las afueras de Madrid, para conocer de cerca la catedral de Justo Gallegos, que se ha hecho famosa a raíz de un comercial de una bebida para deportistas que se transmite en España, por la tele...

La Catedral que Justo Gallegos, un simple labriego del pueblo, está haciendo no sería mayor noticia en un país donde hay más iglesias que en cualquier otra parte del mundo, sino fuese por dos razones: la más conocida, porque la está haciendo solo de deshechos (plástico, hierro, cemento, etc) y la segunda y más importante para mi, porque está siguiendo su propio sueño, una promesa que se hizo a sí mismo y a la Virgen del Pilar en Octubre de 1961 y que está haciendo pasito a pasito, desde hace más de 40 años, con deshechos y donaciones, y con la fuerza de la esperanza, con la fuerza de sus sueños...

Los arquitectos, los ingenieros y los entendidos detodacosaqueexistaoestéporexistir -los sabelotodo, pues-, dicen que es una locura, que no saben cómo se sostiene en pie y que es un adefesio... Yo no vi eso, porque no entiendo un pomo de cálculos ni de diseño, y porque, fundamentalmente, yo no se ver desde otro sitio, sino desde el corazón (¿o creían que la máxima que está en el encabezado del Blog era pura historia mía?)... Yo vi un sueño que lleva más de 40 años haciéndose realidad poquito a poco... y me devolvió la esperanza... pero sobre todo, me recordó la paciencia...

4 comentarios:

Max dijo...

Pero si es preciosa !!!

y más aún cuando uno se entera de la historia que la está haciendo realidad :)

Anónimo dijo...

Que se apure a terminarla, porque tan pronto se muera, tumbarán su catedral para construir condominios.


Mr. Grau

Azul... dijo...

Estamos de acuerdo, Max, as usual :)

A ver, Mr. G, mejor dejamos a Don Justo otros 40 años más construyendo su sueño, así no se nos muere ni el autor, ni el sueño ¿qué le parece?

Anónimo dijo...

Como siempre decias tu, la paz es una ciencia, por eso se llama "paciencia"

Me gusta tu pagina, Azu

Will

ya se que te da urticaria cuando no se ponen acentos, pero en este teclado no puedo y no me se los codigos =D