viernes, julio 15, 2011

Sobre eso que llaman Vivir...

Pareciera que cuando no estamos en nuestro mejor momento es cuando mejor escribimos y nos lanzamos post desgarradores que, a veces, son los que mejor nos salen. Sin embargo, cuando estamos bien, sin nada que haga olas en nuestro lago, nos olvidamos de agradecer esa felicidad, ese rato de tranquilidad, por más leve y breve que sea.

Es cierto que a veces la vida es un camino de rosas y nos olvidamos que de tan bellas flores también forman parte sus espinas: el conjunto es lo que las hace maravillosas. En este sube y baja que es mi vida de un tiempo a esta parte, la verdad es que la lucha ha sido agotadora y a veces me ha llevado al límite de mis fuerzas, llegando incluso a acariciar fuertemente el deseo de tirar la toalla, y mandar al mundo entero bien largo, lejos de mi. Pero no se bien cómo -o lo se demasiado bien-, resurgen las fuerzas, me doblo, pero no me quiebro, y ahí voy otra vez, al principio con pasos temblorosos, mientras regresan todas las fuerzas, a conquistar nuevos retos, a matar nuevos dragones...

Creo firmemente que los pasos que damos a todo lo largo de nuestras vidas, aunque se queden en el pasado y sepamos que lo que hay es el ahora, son el abono para que nuestras raíces se hundan, fuertes y nutridas, en la tierra y asì, cuando llegan los tiempos de los huracanes y de algún que otro tsunami, no nos desarraiguemos del todo, y nos sujetemos a la vida y a las ganas de seguir caminando, pese a que los elementos no acompañen...

Yo soy de las que, como decimos en Venezuela, "cuando no estoy presa, me andan buscando", porque no recuerdo un momento de paz absoluta, en el que "por Re o por Fa", no haya un motivo de preocupación o algo por resolver o la certeza de que se avecinan tormentas fuertes, pero no soy desagradecida, se que las pequeñas treguas que vivo, aunque tengan sus sobresaltos, sus nubecitas negras, son instantes en los que la lucidez y la magia (no, no son excluyentes) me dan mucho más de lo que a veces creo merecer...

Pues nada, eso: GRACIAS A LA VIDA por este nuevo año de Vida que hoy inicio, y gracias a todos los que de una forma u otra me han acompañado en estos baches que me cuesta tanto superar, pero que voy domando poco a poco :)






¿Quién dijo que todo está perdido?
Yo vengo a ofrecer el corazón...

Fito Páez


4 comentarios:

leo dijo...

Azul, felicidades. Espero que empieces tu nuevo año con buen pie, con fuerza y con ilusión. Un besote grande, grande.

Alí Reyes H. dijo...

Gracias a Dios por tì. Y en cuanto a los post...Me gustan mucho los que haces tù misma, sin muchas citas, los que te salen del alma, sea en las condiciones que sea. Es cuando te veo a travez del vidrio de las letras...que te siento cercana, a pesar de los litricos de agua del charco

Azul... dijo...

Mi Maga queridísima, GRACIAS, así, grandototas. Que sepas que te llevo siempre en mi corazón como un afecto especialísimo =)

Azul... dijo...

Gracias, Alí. A mi también me gustan y me sorprenden cuando los leo en la distancia que da el tiempo, pero no se por qué razón hace mucho que no lo hago... Me lo popondré, pero no prometo que sea pronto.
Gracias, amigo querido, tqm