sábado, mayo 13, 2006

The long road to joy...

Tú ya llegaste. Por lo tanto, siente el placer en cada paso y no te preocupes por las cosas que todavía tienes que superar. No tenemos nada delante de nosotros, apenas un camino para ser recorrido cada momento con alegría. Cuando practicamos la meditación peregrina estamos siempre llegando, nuestro hogar es el momento actual y nada más.

Por eso, sonríe siempre mientras andas. Aunque tuvieses que esforzarte un poco y sentirte ridículo. Acostúmbrate a sonreír y terminarás alegre. No tengas miedo de mostrar que estás contento.

Si piensas que la paz y la felicidad están siempre adelante, jamás conseguirás alcanzarlas. Trata de entender que ambas son tus compañeras de viaje.

Cuando caminas estás masajeando y honrando la tierra. De la misma manera, la tierra está tratando de ayudarte a equilibrar tu organismo y tu mente. Entiende esta relación y trata de respetarla – Que tus pasos sean dados con la firmeza del león, la elegancia del tigre, la dignidad de un emperador.

Presta atención a lo que sucede a tu alrededor. Concéntrate en tu respiración – eso te ayudará a liberarte de los problemas y ansiedades que tratan de acompañarte en tu camino.

Al caminar, no eres tú apenas quien se está moviendo, sino todas las generaciones pasadas y futuras. En el llamado mundo "real” el tiempo es una medida, pero en el verdadero mundo no existe nada más allá del momento presente. Ten plena conciencia que todo lo que ya sucedió y todo lo que sucederá estará en cada paso tuyo.

Diviértete. Haz de la meditación peregrina un constante encuentro contigo mismo, jamás una penitencia en busca de recompensas. Que siempre crezcan flores y frutos en los lugares donde tus pies toquen...

Thich Nhat Hanh
"The long road to joy"

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Oiga, Azulísima, 10300 visitantes son palabras mayores. No me extraña, porque me he paseado un buen rato por su bitácora y aunque Ud. proteste porque no dejamos comentarios, siéntase orgullosa, porque es un lugar precioso y su contador le cotillea sobre cuántos entramos y nos deleitamos.

Se la quiere

Manuel

Anónimo dijo...

Sonríe siempre mientras andas.
Cuando caminas estás masajeando y honrando la tierra.

Que interesante! Que maravilloso concepto. Y yo añadiría que dependiendo del estado de la caminata, se le da masaje o se le pisotea.

Mr. Grau

Anónimo dijo...

WOW!!! Azul, que maravilla contar contigo, este texto es excelente, cuanta sabiduria... Gracias por etos momentitos y mucho amor para ti siempre

besitos
vicky

Anónimo dijo...

Mi querida Azul o Mary.....siempre tienes justo las palabras que necesito, brujis jaja
Te quiero mucho Amiga y si Amiga con mayùsculas.
Mil besos.
Telly

Azul... dijo...

Don Manué: yo me espanto cada vez que vengo y veo el contador, no porque no quiera visitantes, sino por la responsabilidad, vio? Yo tb lo quiero mucho y me encanta que se animara a dejar huellita!

Mr. Grau: por eso es tan importante eso de "watch your steps!" (Ya vio su nuevo poema publicado en Más Azules???)

Vickeana preciosa: Yo tb cuento contigo, que el tema es multidireccional =o)

Telly: Yo le echo la "culpa" a los angelitos, viste? Me ponen "a tiro" las respuestas que buscamos muchos...

¡Millones de besitos para todos!

Vamp dijo...

Que mas puedo agregar a lo dicho por el resto de los visitantes a su maravillosa pagina, excepto gracias por compartirnos todos estos textos que nos ayudan a hacer mas llevadera nuestro transtito por esta tierra, besos y TQ1CH.