lunes, diciembre 05, 2011

Tener(se) paciencia...

En el camino que transitamos la paciencia es, sin duda, un ingrediente fundamental. Un Mago maravilloso que abrió espacios en mi alma que yo ni sospechaba, siempre me decía "la PAZ es una CIENCIA, por eso se llama PAZ-CIENCIA". Y eso es, sin más, la paciencia: la ciencia de la paz...

En medio de algún proyecto personal, siempre que he hecho acopio de toda mi paciencia, todo me ha ido sobre ruedas. Este texto que recibí por correo lo ilustra fabulosamente y por eso quiero compartirlo con todos Ustedes...






Tenerse paciencia...


Hay que aprender a dejarse en paz a sí mismo.

Quien está trabajando sobre sus emociones, sus vínculos, sus hábitos, sus rasgos difíciles, su pasado, el despliegue de sus talentos..., transita un aprendizaje a veces difícil de ejercer:
TENERSE PACIENCIA

Los antiguos lo simbolizaban con algo universal: el PAN.
Esa sola palabra ya de por sí tiene un significado: UNIÓN (como en "panamericano","panteísmo"...).
La unión trabajosamente amasada de harina, agua y sal (que representan el cuerpo, las emociones y la conciencia).

Pero hace falta algo más para que el pan sea pan: la levadura.
Y no sólo eso: el proceso de levado.

Para que ese proceso se dé, la masa debe dejarse tranquila, envuelta en tibieza.

Y uno tiene una sola tarea por hacer: ESPERAR.

Como decía el Siddhartha de Herman Hesse: "Yo sólo sé tres cosas: meditar, esperar y ayunar". ¡Qué difícil!...

Para lograr unidad interna (congruencia, integridad) debemos trabajar largamente todo lo "crudo" que hay en nosotros: hacernos cargo, observarlo día a día... ¡amasarlo!

Pero una parte nuestra, simplista y superficial, quizás quiera resultados ¡YA!

Para colmo, la mercantilización del mundo interno vende hoy sistemas para iluminarse en un fin de semana, técnicas mágicas para "obtener paz y armonía", "guías espirituales" autoproclamados, o incluso diplomas para ser "terapeutas" en sólo unos pocos meses...
(¡El Cielo nos proteja de tanta confusión!) Cual si tuviéramos un botón invisible que, si lo tocáramos, "sanaríamos" de inmediato, sin tantas vueltas...

Mas quien no compra espejitos de colores, sabe que trabajar internamente es como estar embarazado de sí mismo. Y que es necio gritarle a un bebé que aún está en el vientre:
"¡Hey, ya basta de tanta gestación! ¿Por qué no naces de una buena vez???".

TENERSE PACIENCIA, mientras nuestros cambios se van gestando, invita a ejercer una actitud amistosa consigo mismo, como la de dos personas que se acompañan mutuamente en una sala de espera: AUTO-ACOMPAÑARSE, sin dejar de poner empeño en el trabajo cotidiano, aunque su fruto no se haga de inmediato evidente, y nos parezca que estamos estancados o, peor aún, retrocediendo.

Esa espera es PARTE DEL CAMINO (¡no una circunstancia que habría que saltear!). Y un buen día... la masa crítica del esfuerzo realizado comienza a germinar en conductas nuevas: uno se vuelve parturiento ¡de sí mismo!...

Aprendámoslo del bambú, en este texto de autor desconocido:

Hay algo muy curioso que sucede
con el bambú japonés y que lo transforma
en no apto para impacientes:
siembras la semilla, la abonas,
y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede
nada apreciable.

En realidad, no pasa nada visible con la semilla
durante los primeros siete años,
a tal punto que un cultivador inexperto
estaría convencido de haber comprado
semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año,
en un período de sólo seis semanas
la planta de bambú crece... ¡más de 30 metros!

¿Tardó sólo seis semanas en crecer?
No, la verdad es que se tomó
siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad,
ese bambú estaba generando, silenciosamente,
un complejo sistema de raíces
que le permitirían sostener el crecimiento
que iba a tener después de siete años.


Virginia Gawel & Eduardo Sosa



Recibido de ViT@MiNaS PaRa eL AlmA®



3 comentarios:

Amylois dijo...

Tengo un estado de estrés que no he conseguido poner atención suficiente a la metafora de tu post, pero me ha encantado lo del bambú. es fantastico y solo con eso ya me llevo algo hoy!! besos.

Alí Reyes H. dijo...

¡Qué post tan bello! Lo del bambú está sensacional pero más aun la reflexión que desarrollas basada en el pan ¡Excelente!
Dios te bendiga por tan buena entrada.
Y en otro orden ¿qué te has hecho que te he dejado muchos mensajes en las redes sociales y en tu blog y todavía no he sabido nada de tí vale

Tanhäuser dijo...

Poco a poco voy regresando a los lugares que atnto significaron para mí y cómo no, el tuyo tiene un sabor especial.
Me ha encontrado reencontrarte.
Besos