lunes, marzo 08, 2010

El mundo al atardecer...

A veces hablabas del amor de un modo que demostraba que se trataba de una experiencia personal. Te veo sentada en el crepúsculo de una tarde de invierno, con los dedos extendidos ante el fuego, contemplándolo fijamente y diciendo: “No, Stephen; no empieza así; no es cuando dos personas se sienten atraídas, sino en el momento en que comprenden que son distintas, tan distintas que resulta terriblemente doloroso, casi insoportable. Es como el polo Norte y el polo Sur. Es imposible estar más alejados, pero al mismo tiempo no puede haber dos puntos más cercanos en la superficie terrestre, porque entre ambos existe un eje y todo gira a su alrededor.


Christopher Isherwood
El mundo al atardecer





Me lo traje de la Ruta Fulgurante de mi Niña :)

7 comentarios:

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Interesante fragmento, que -aún descontextualziado- tiene forma y mensaje

un abrazo

P.D.: Se te extraña

PACO dijo...

hola. A pesar de la distancia, cuando dos cosas se atraen nada puede detener el acercamiento. El amor, que conlleva pasión y odio, alegría y tormento...se hace placentero si dos personas se entienden y los envuelve el conocimiento mutuo. Bellas palabras para tu entrada. Feliz día de la mujer. besos.

Al� Reyes dijo...

"Entre ambos existe un eje y todo gira a su alrededor"...Me gustó eso
--------
Acabo de comentar la entrada anterior , la del reloj

Anónimo dijo...

El eje, ese que lo forman tus seres queridos... aunque un polo ya no exista...
Pilmayken

Pilmaiken dijo...

El eje, ese que lo forman tus seres queridos... aunque un polo ya no exista

arandanilla dijo...

Es curioso...pero ahora este post me pone tristísima...pero gracias por recordármelo...besos. Aprovecho para saludar a Pilmaiken que hace tiempo que no hablamos. Besos

Tawaki dijo...

Me gustó mucho. Quizás el mérito esté en querer lo que nos resulta diferente.

Un beso.