lunes, diciembre 07, 2009

Inevitable...








Hace frío y estoy insomne...

Las imágenes y los sonidos vagan libres por mi cabeza, sin nada que los perturbe o los atenúe... tratar de asir uno es casi imposible: pasan y suenan como en un slide show, se superponen, llenan mi mente de color y de voces durante un parpadeo, y en seguida surge otro (sonido) y otra (imagen)... Me gusta esta sensación, este mecanismo maravilloso de los recuerdos que se apodera de mi sin aviso previo...

Probablemente sea cierto que sublimamos el pasado, que bajo su influjo suavizamos dolores y aprehendemos las pinceladas suaves, esas que acarician y no duelen... lugares, palabras, colores y aromas arriban llenándolo todo... y así surgen, uno tras otros, nítidos, a full color, olorosos y en estéreo:


La mano de mi padre sujetando el sillín de mi bici para ayudarme a mantener el equilibrio... Darling, nuestra pastor alemán (foto), llevándome sobre su lomo al Colegio Humboldt, en Puerto La Cruz... la sensación de libertad que sentía sentada en nuestra lancha... Arapo y Arapito surgiendo entre la bruma mañanera, bañadas de mar Caribe...
Las lecciones de latín que me daba mi padre cuando me llevaba hacia el colegio cada mañana...
La primera vez que toqué el cuatro y la guitarra sin previo aprendizaje, como si hubieran formado parte de mi desde siempre...
La época en que nos reuníamos a bebernos a Becquer y a Lorca tratando de conjurar para nosotros sus musas...
Las patinatas de Diciembre y los amaneceres gaiteros en El Poliedro de Caracas...

Las obras de teatro en el colegio, riéndonos entre bastidores, con las prisas del cambio de vestuario...

El coraje que me daba, cuando en el último año de bachillerato, mis compañeras no me tomaban en serio porque solo tenía 15 años, frente al terror que me daba la Universidad cuando la pisé por primera vez para ir a clases con esa misma edad...
El primer viaje trasatlántico sola, con 15 años, y la cara del policía de la aduana cuando mis tíos, que me estaban esperando en Barajas, les pidieron pasar porque yo era una niña, y salieron con una "niña" de 1.70 m de estatura...
Los cines de verano con las estrellas por techo...
La primera vez que me bebí Nueva York con los ojos...
El hormigueo en la piel que siempre me asaltaba -y me asalta- cuando estaba -estoy- en una biblioteca o en una librería...
Nuestra casa de playa en Chichiriviche (Estado Falcón, Venezuela)... las fogatas en la playa... y las carreras que yo pegaba para huir lejos, cuando mi papá llegaba con dos sacos de cangrejos que le habían costado 2 bolívares cada uno (50 centavos de dólar de la época), porque no podía escucharlos arañar las ollas, mientras los hervían (¡aún hoy me parece terrorífico e inhumano!)...
Las escapadas a Cata con los amigos (la foto aquella con la guitarra, ¿recuerdan?) y las noches que pasábamos insomnes, porque los murciélagos aleteaban en el techo de la casa... las acampadas en la misma playa, sentados en la orilla, esperando el amanecer...
La primera vez que escuché "La canción del elegido" de Silvio Rodríguez y se me grabó a fuego, lo que más tarde habría de aprender en carne propia: "lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida..."


Ya vienen las ganas de dormir... dicen que ya tienen material más que suficiente para poblar de sueños mi cabeza... y me voy sonriente a la cama, porque se que veré paisajes maravillosos esta noche que, cosa extraña en mi, tengo la certeza de que dormiré como los dioses...








Escrito en la madrugada del 15 de Enero de 2008 y vigente de principio a fin :)
La foto es de las pocas que se medio salvó de quedarse en mi casa de Caracas, y se la quité a mi mamá para escanearla. De izquierda a derecha: yo, mi hermano Diego, mi primo Fernando y Darling, nuestra pastor alemán que no necesitaba hablar para hacerse entender perfectísimamente; estábamos en nuestra casa de Puerto La Cruz. Mientras mi papá tomaba la foto, yo gritaba "Cazáááán", llamando a nuestro otro perrito, hijo de Darling :)




24 comentarios:

Elena dijo...

Precioso Azul. Precioso y perfectamente descrito.
Me he llenado de tus recuerdos, he sentido la arena de esa playa, y la brisa caribeña. Me he reído contigo en ese cambio de vestuario, detrás del escenario.
Me llevo tus recuerdos, ahora ya son míos también. Leí en un blog, creo que se llama "El callejón de la prisa", de una tal Elena, "que los recuerdos de los demás, cuando están escritos, son propios también". Yo he tomado nota.

Mil besos achuchaos y calentitos.

Azul... dijo...

Esa Elena del "Callejón de la prisa" es un cielo.

Gracias por compartir mis recuerdos y hacerlos tuyos, Elenísima!!!!

Por si no lo has visto, en la barra lateral (a la derecha) hay un link para votar a nuestra Córdoba para la Capitalidad Cultural 2016, no dejes de votar tus tres veces!!!!!!

Mil besotes más y una bazote enormísimo

Marina (Facebook) dijo...

Ya me gustaría a mí escribir la mitad de bien que tú. Es precioso. TQM

Azul... dijo...

Gracias, Marinuki, no se yo si escribo tan bien como dices, pero desde luego lo hago desde el corazón. Un beso gigantísimo, yo también TQM, que lo sepas!!!!

Mary Carmen (Facebook) dijo...

Tocaya te felicito ers toda una escritora!!! Escribes con el corazon!!!! No cambies!!!!!

Azul... dijo...

Tocaya, gracias, espero cambiar... para mejor!!!! ;)
Besotes!!!

Elena dijo...

Gracias por avisar, ya di mis tres votos a la ciudad más bonita, jeje.

Por cierto, ¿ya has leído "Muerte entre poetas"? Yo lo acabé el mes pasado y el asesino es....jajaja, no soy tan mala, no te lo voy a decir jajaja. Aunque lo mismo ya lo leíste.
Otro besillo va "pabajo".

Azul... dijo...

jajajaja mala, malísima!!!! Me lo he terminado de leer justo esta mañana, pero ya desde anoche sabía quién había sido el asesino!!! xD

Hazle propaganda a la página en tu Callejón para que votemos por Córdoba todos los que podamos, vale?

Besotes!!!!!

Al� Reyes dijo...

¿Puedo añadir algo a un escrito tan bello?...Me temo que no. Esto es solo para "disfrutarlo" o sufrirlo de fotrma masoquista ¿Por qué será que los bellos recuerdos nos hacen sufrir? Pero sufrir con gusto
-----------------
Bellísimo el fondo musical, sobre todo la gaita inmortal de SIN RENCOR
-----------------
Me despido con el grito de guerra: ¡ CAZÁÁÁÁÁÁÁNNN !

Juan Yáñez dijo...

Azul, veo que estuviste inspirada. Los recuerdos surgen de repente y nos transportan a aquel tiempo y espacio. Lamentablemente tienen siempre una cuota de tristeza, porque recordar es traer algo que ya no existe y eso nos duele. Sin embargo nos muestran claramente que la vida es siempre pasar...

Azul... dijo...

Gracias, Alí!!! La verdad es que son recuerdos lindos, que se fueron, pero que son mis raíces, eso que me sostiene y que se va tejiendo poco a poco a lo largo de nuestras vidas :)

Cazzzzzzzzáaaaaaaaaán ajajajaja

Besotototes!!!

Azul... dijo...

Hola, Juan!!! Qué sorpresa tan grata verte de nuevo por aquí!!! :)
Como le decía a Alí, son recuerdos lindos, de esos que al acariciarlos te dicen que el camino, por más arduo que sea, por más que lo vivido sea irrecuperable, ha valido la pena y son el sostén en momentos en los que el resto del mundo parece derrumbarse...

Yo se que sabes lo que siento, porque ambos estamos lejos de lo que fue...

Un abrazo enormísimo!

Veronika dijo...

Bello... bello

Abrazos

PACO 1 dijo...

hola amiga. es muy bonito lo que haz puesto hoy. Y siempre es bonito recordar. Tienes un arbol muy lindo. Amiga, aunque llegué un poquito tarde, estuve hoy de senderismo por un pueblecito llamado zuheros, quise dejarte mi chiquito comentario. Un beso amiga y recuerda que siempre es maravilloso para el cuerpo. kuidate.

carlos dijo...

Señora bella, me gusta su manta de recuerdos, cada puntada que une trozo a trozo, el mapa de la persona enorme que es Ud. hoy.
Hay viaje en puerta, pero no quiero cantar victoria antes de tener los boletos en la mano. Como sea, del año que viene no pasa que volvamos a vernos. Tù que rezas, ruega porque todo fluya redondito y directo, por favor.
Tqqj

Roberto Esmoris Lara dijo...

De todos los viajes que has hecho este que relatas es sin duda el más bello y emocionante.
Qué el insomnio sea siempre nuestra sala de embarque hacia el origen, que mal llaman pasado ya que es un país que etá siempre presente.
Niña de 1.70, por más grandota que seas cabes holgadamente en los corazones unidos de quienes te queremos.
Bellísimo texto, amiga querida
28954327407123966325 besos!
REL

Tami dijo...

Que manera tan hermosa de rescatar los momentos felices Azul!!
Y si, para éso son los recuerdos, para abrazarlos...para alegrar el presente.

Un besote

leo dijo...

Preciosos recuerdos, brillan, abrigan. Felices sueños. Entonces, hoy y siempre.

El antifaz dijo...

Hola, los recuerdos buenos nos inundan porque nos dejamos inundar facilmente.
El pasado cariñoso es el mayor aprendizaje.

Besos.

Yo! dijo...

Hola amiga, por Dios que belleza todo lo que has escrito, cómo lo has presentado.. quédate con esos recuerdos, guárdalos en una cajita de cristal porque los buenos momentos son un regalo de la vida. Besitos bella!! Ay se me hizo un nudo en la garganta, de verdad me encantó el post :)

Yudith dijo...

Hola Azul, como dice la cancion sin querer estoy llorando, me encantan las gaitas zulianas aunque me dejen nostalgica, asi como tus bellos recuerdos, lo lindo vivido. Besos y abrazos navideños!

Elena dijo...

Azul, en mi blog tienes otro regalito, pásate cuando puedas y lo recoges.
Un beso.

Mariale divagando dijo...

Puros recuerdos lindos!

Tawaki dijo...

Puede que nos quedemos con los mejores recuerdos; quizás sea una forma de autodefensa, pero lo importante es que están ahí, para acompañarnos cuando más los necesitamos.

Un beso.