lunes, octubre 26, 2009

Ser o no ser...

Bucay es un autor que me gusta leer cuando tengo los engranajes de mi alma a todo vapor. Siempre me da una respuesta, siempre me recrea vivencias tan universales y tan comunes a todos que, a veces, me espanto leyéndolo y pensando a la vez: "¿Será que este gordito me sabe algo?".

Este texto lo publiqué en los inicios de Azules, cuando solo yo me leía y no aspiraba ni de lejos a tener tantas visitas y a conocer a personas tan maravillosas, así que lo rescato y se los dejo nuevamente, seguramente no los dejará indiferentes...












-Y este es tu cuento, Demián -siguió el gordo-. Cuando no tenés registro de tu dependencia frente a la mirada de los otros, vivís temblando frente al posible abandono de los demás que, como todos, aprendiste a temer.

Y el precio para no temer es acatar, es ser lo que los demás, "que tanto nos quieren", nos presionan a ser, nos presionan a hacer y nos presionan a pensar.

Si tenés "la suerte" del personaje de Papini y el mundo, en algún momento, te da la espalda, no tendrás más remedio que darte cuenta de lo estéril de tu lucha.

Pero si no sucede así,
si tenés la desdicha de ser aceptado u halagado,
entonces...
estás abandonado a tu propia
conciencia de libertad,
estás forzado a decidir:
acatamiento o soledad;
estás atrapado entre ser lo que debes ser
o no ser nada para nadie.
Y de allí en más...
podrás ser,
pero sólo, solo y sólo para vos.

Jorge Bucay
"Recuentos para Demián"
(En España se llama "Déjame que te cuente")



16 comentarios:

Elena dijo...

Perfecto Azul, siempre nos debatimos entre dos mares, o somos nosotros por encima de todo, o somos lo que nos dejan ser, para lo cual nuestra libertad de acción queda vejada y pisoteada por nosotros mismos.

Precioso texto.
Un besote.

PACO dijo...

Encantado de volver a visitarte, amiga. Es muy dificil decir lo que uno piensa, pues siempre estás en una duda por como sentará lo que dices. Si dices la verdad de las cosas, puede caer mal porque eres sincero; y si ocultas la realidad puedes caer en la infamia de la mentira. Pienso que todas las cosas tienen una dualidad que no dejarán de existir.
Lo que sí me tranquilizas es decir lo que yo siento de verdad y estar seguro de lo que digo. Luego los comentarios dirán .....
Si no te importa tomaré prestada esta foto del Salto Angel, me ha maravillado.
Un beso amiga. Deseando tu regreso aqui espero. Que pases una feliz semana

Azul... dijo...

Elena, yo creo, como dice Richard bach en su maravilloso libro "Ilusiones", que en todo tiempo la única lealtad debe ser para con nosotros mismos. Como bien dices, esto nos crea conflictos, por eso hay que escuchar siempre al corazón ;)

Un besotote!

Azul... dijo...

Paco, con tu comentario pienso en Khalil Gibrán: "si lo que vas a decir no es mejor que el silencio, lo mejor es callar". Con el tiempo yo he aprendido que hay batallas en las que es mejor no entrar, respetar lo que opinan los demás y ser fieles a lo que nosotros creemos.

Será que yo me crié en otro país, sin más familia que mis padres y mi hermano, y aprendí pronto a pasar de lo que los demás opinen, porque al final quien va a cargar conmigo misma soy yo ;) Lo mejor es, como dices, decir la verdad.

La foto del Salto Ángel es más grande de lo que muestra el blog, si quieres escríbeme para tener tu correo y te mando la original. Mi correo es milazules2000@yahoo.es

Un abrazo y que tú también tengas una felicísima semana

leo dijo...

¿Incluir este texto es una suerte de nuevo comienzo?
Abrazote.

Elena dijo...

Hola Azul, aquí estoy de nuevo para decirte que en mi blog tienes un regalito, pásate cuando puedas a recogerlo.
Aunque llevas poco tiempo conociéndome, yo te conozco a ti desde hace mucho.

Un beso.

Sole dijo...

me encanta esto la verdad que volviste a satsfacer a mis ojos con la belleza de tu blog..

Tawaki dijo...

Nada de lo que aquí publicas nos deja indiferentes. Todo tiene un sabor especial: a ti misma.

Un beso.

Azul... dijo...

Leo, mi Maga bella, yo hace 7 años que estoy reiniciándolo todo, en un ensayo sin fin al que ya ha llegado poerle punto final y estabilizar la nave; tú lo sabes porque algo te he contado, ahora debo recordarme la lección, porque de aquí en más habrá cambios a puñados :)

Un beso gigatísimo!

Azul... dijo...

Elena, muchísimas gracias nuevamente por el honor, ya está puesto en mi vitrinita.

Un besote y feliz finde largo!

Azul... dijo...

Sole, qué linda ¡muchísimas gracias! Te aseguro que es mutuo, ¡me encanta verte por aquí!

¡Besitos!

Azul... dijo...

Tawaki de mi corazón, siempre tan lindo, te mando besototes y, as usual, se que te pasarás un finde movidísimo ;)

¡besototes guapetón!

Tuki desde el 5º Anillo de Saturno dijo...

Realmente,Bucay nunca deja indiferente.Me gustó encontrarte

Almu dijo...

Toc, toc. Se puede?!

Bucay es un genio...

Llegué si apenas avisar.

Mil besos,
Lola

Azul... dijo...

Tuki ¡bienvenida! A mi me gustó que encontraras el camino para venir por aquí :)

Azul... dijo...

Lola de mi corazón, como te dije en tu blog, tú no sabes el alegrón que me da saberte de regreso... ¡¡¡te extrañé muchísimo!!!

¡Un besote enormísimo, guapa!