lunes, octubre 19, 2009

El mundo iluminado...

Una amiga de mi madre, monja desde hace cincuenta años, la visita un tiempo durante las primaveras, con la sonrisa infantil y el espíritu audaz de quienes todos los días le descubren un prodigio a su destino. Hace unos años, tuvo un accidente que la hubiera dejado paralítica de por vida, si su empeño no la pone a luchar con toda clase de aparatos y terapias hasta conseguir moverse despacio, apoyada en un bastón y en el deseo ingobernable de bastarse a sí misma. El mes pasado llamó desde el convento en que vive y yo, que no pude resistirme a escucharla por el otro teléfono, la oí responder a la pregunta de mi madre interesada en saber de su salud y su estado de ánimo: ¿Cómo he de estar? La vida es una fiesta.

Con semejante axioma como tesoro, dejé de oír la conversación y me senté en el suelo tibio y las plantas del patio que mi madre metió a su casa como quien mete un pedazo de convento sevillano. Estuve ahí un rato, sintiendo a los niños jugar con el perro, mirándome los pies y contándome las venitas lilas que a las mujeres de mi familia les proliferan en las piernas después de cierta edad. "Así se empieza", me dejé pensar. Un pedazo de sol entraba por el hoyo en el cielo que ilumina el patio y todo, hasta el aire ardiendo del mayo sin lluvias, me resultó sosegado y hospitalario como debe ser siempre la vida.

Cuando quiere elogiarme, la antropóloga Guzmán, antes mi madre, elogia la sabiduría con que elijo a mis amigas. Ese día me tocó devolverle el piropo. Al terminar su conversación con Aura Zafra me sorprendió divagando en su patio, y antes de oír su mirada de ¿qué haces ahí perdiendo el tiempo?, le dije:

- Cualquiera pensaría que su respuesta es la de una corista en mitad de un espectáculo.

´Así es Aura - contestó ella.

- Es una maravilla.

Medio coja, medio vieja, medio pobre, medio encerrada, y nada tonta, esa mujer considera que la vida es una fiesta, quiere decir lo obvio, que tiene la fiesta dentro que se busca razones para retenerla.

¿Qué cantidad de trabajo y talento habrá que dedicarle a ese empeño? Llegar a los sententa y un años dispuesta a hacer la misma declaración. Vivir en los cuarenta y cinco o en los setenta, sin cederle terreno al tedio y la desesperanza.

- ¿Cómo le hace? - le pregunté a la antropóloga.

- Dice que abriendo ventanas - contestó mi madre.

- ¿Y eso qué quiere decir?

- Cuando se lo pregunté me contestó que lo pensara yo - dijo la antropóloga.


Ángeles Mastretta
"El mundo iluminado"
Alfaguara, 1999

21 comentarios:

leo dijo...

Un texto muy inspirador para comnenzar la semana, Azulilla. El quid está dentro, sí.
Muchos besos.

Azul... dijo...

Angeles Mastretta es fabulosa, una de mis escritoras favoritas, como tú, Leo, mi Maga maravillosa
¡Millones de besos, guapa!

Rita ♫ dijo...

¡Que hermosura de texto!
Gracias por compartirlo.
Iré buscando los libros de Angela Mastreta, este extracto me ha encantado.
Besitos, mi Azuli ♥

Azul... dijo...

Rita, es un libro pequeñito, pero solo en su tamaño físico, recoge las impresiones, vivencias y aprendizages de Ángeles Mastretta que son imperdibles

¡Un besotote!

PACO dijo...

hola, amiga. Bonito trozo el que nos presentas. me uniré para buscar a esta escritora- Angela Mastreta porque es lindo. Buscaré por internet y tomaré información. Gracias por estar un lunes más con todos tus seguidores.

Sole dijo...

Eu esto me encanta

Anónimo dijo...

Romanos 10. Si confiesas con tu boca que Jesucristo es tu Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salv@.

Alí Reyes H. dijo...

La vida es una fiesta...un verdadero axioma. Sin duda

Azul... dijo...

Paco, qué bueno que te gustara, a mi la Mastretta me deja atrapada en todos sus libros. Ahora mismo estoy leyendo "Maridos", son cuentitos cortos sobre temas conyugales, pero de una delicia inimaginable. Mi libro favorito de ella es "Ninguna eternidad como la mía", pero éste del post, "El mundo iluminado" es fabuloso también.

Gracias a ti por venir :)

Un beso

Azul... dijo...

Sole, ¡me alegro mucho!
¡Un besote!

Azul... dijo...

Anonimo, ¡gracias!

Azul... dijo...

Alí, sí que lo es, la Vida es una fiesta :)

Un beso enorme

Comentario recibido por correo electrónico dijo...

Buenos dias, Mary C. despues de saludarla le dire, que vengo una hora antes de comenzar la jornada laboral para poder abrir su página azules, me gusta mucho, con que buen gusto está concebida, gracias por existir y ocuparse en hacer estas comiditas para el alma de tantas personas que no sabe usted bien, con que amor la recibimos y cuanto nos llena e ilumina el alma y el camino que a veces, por la prisa del trabajo y el ajetreo por conseguir el sustento diario, hace que se nos oscuresca.
No puedo ver mucho, porque tengo una computadora vieja que demora y en ocasiones no abre, es por eso que no he opinado desde su página, pero la exhorto a que continue trabajando así, para todos los que la necesitamos.
Que Dios la bendiga siempre.
Y recuerde que tiene en mi una eterna deudora y lectora fiel de su pagina y que nombre tan lindo y original, azules, gusto mucho de ese color, sobre todo en las flores.
Siga existiendo por siempre, mas alla del tiempo y el espacio.
Gracias.
un beso de su admiradora.
argelia.

Azul... dijo...

Argelia, gracias ¡qué linda! Es un honor para mi que te pasees por estas páginas y que lo que encuentras te sirva para el día a día :)

¡Un besote!

kementasun dijo...

Me ha encantado este fragmento que compastiste con nosotros.
Realmente insipirador.

Gracias.
óscar.

Tawaki dijo...

Esas ventanas abiertas airean nuestra casa, perimiten que nos lleguen las voces de nuestros vecinos y que contemplemos el paisaje en el que se desenvuelve nuestra vida.

No hay mejor metáfora.

Un beso.

Azul... dijo...

Kementasun ¡bienvenido! Celebro que te haya gustado e inspirado este post.

¡Gracias a ti por la visita!

Azul... dijo...

Tawaki, así es, y esos recuerdos y esas vivencias que nos abren cielos azules en paisajes a veces algo encapotados :)

¡Un besooote, guapísimo!

Elena dijo...

Precioso Azul.
Bonita forma de caminar por la vida, abriendo ventanas.
Algo que suelo decir y escribir "tras las ventanas que se cerraron, siempre quedan cancelas por abrir a la luz".

Besotes para ti.

carlos dijo...

y nada como esa ventana al Salto Àngel que ha abierto Ud. en sus Postales, al lado de esta entrada, Señora bonita

luzmila dijo...

Amigui, que lindos están todos los post desde tu regreso. Bueno, todo el blog es una cuchura, imperdible, alimeticio
tqqj!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!