domingo, julio 30, 2006

Decálogo de Individuo Singular...

Uno. Ama la singularidad sobre todas las cosas.

Dos. No te creas ni una palabra de lo que tus padres y educadores te hayan dicho sobre el mundo. Aun en el caso poco probable de que ahí hubiese alguna verdad, te resultará del todo inútil hasta que no te la hayas demostrado a ti mismo o misma mismamente.

Tres. Desprecia todas las fórmulas preestablecidas, incluso —y sobre todo— la del matrimonio: si amas a alguien, demuestra que puedes ser original.

Cuatro. Desconfía de todo principio fundado en la tradición: si es bueno para ella, casi con toda seguridad será nocivo para ti como individuo singular.

Cinco. En Navidad no seas otro borrego consumista más.

Seis. Si eres de un equipo de fútbol, un partido político, miembro de alguna iglesia u organización filantrópica, o todavía ves la televisión o te crees los periódicos, no sigas leyendo: no tienes remedio.

Siete. Ignora por completo a los políticos de derechas; desconfía totalmente de los políticos de izquierdas; de los del centro no te creas nada y menos que nada su centralidad.

Ocho. Cumple las leyes por una cuestión de salud y preservación personales, no porque sean moralmente aceptables: la Alemania nazi, la Rusia de Stalin, la España de Aznar y la América de Bush también tuvieron sus leyes.

Nueve. La naturaleza sigue al hábito: no hay leyes universales: sólo el infinito limita tu creatividad.
Diez. Huye de curas, gurus, lamas, rabinos y mulás como de la peste... o acabarás haciendo el papel de hombre-sin-cabeza en su circo moral.

Diez y medio. Honra a tu madre y a tu padre... en el caso estadísticamente infrecuente de que se lo merezcan.
Once. Encuentra la clave dentro de ti y no te creas ningún decálogo: como ves, éste ni siquiera lo es.

Fuente: Trek_log
Pero yo me lo encontré aquí
y el post no lleva ilustración pq a Blogger no le salió de... ahí...



1 comentario:

Max dijo...

Entre lo que Es y yo no hay ninguna religión ni ministros de ninguna especie.

Honro a mis padres porque me dá gusto hacerlo sin cuestionarles nada.

Tomo de la tradición solo lo que me gusta y hace bién, y porque estoy inmerso en esta cultura y eso es lo que me dejaron los antiguos cuando pensaron en que todo lo que hacían lo hacían por las generaciones futuras.

No soy incha de ningún equipo de fútbol.(y debe ser así)

Nunca estuve afiliado a ningún partido político (aunque no debería ser así )

Soy consciente de que no debí haber creído en los políticos más de una vez.

Respeto las normas solo hasta donde es necesario para poder convivir con los demás.

Aún no he podido prescindir de la prensa (tv, radio, diarios, internet) pero ya se me va a pasar jejeje.

La clave da guerra y hasta a veces parece ser la búsqueda en sí misma,en fin,sigo buscando.

Por último debo agradecer a quién corresponda de que con el tiempo me dí cuenta de como pueden ir perdiendo vigencia rápidamente todos los decálogos.


besos