viernes, junio 09, 2006

Time goes by...

Mi amiga Coletta solía decir, y hace ya mucho tiempo:
"Estamos entrando en la edad del nunca me había pasado".
Y es así.

Decimos: "Es curioso. Nunca me había pasado. Me agaché a recoger un tenedor y se me trabaron cuatro vértebras de la columna".

Escuchamos: - Es notable. Nunca me había pasado.
- Mordí un caramelo de limón y un premolar se me partió en ocho pedazos.

Es que, así como se habla de un Primer Mundo y de un Tercero sin que nadie conozca a ciencia cierta cuál es el Segundo, nosotros hemos pasado de la Primera Edad a la Tercera sin recalar por la Segunda y el cuerpo acusa recibo de tal apresuramiento.

El tiempo mismo, incluso, ha tomado una consistencia gelatinosa, plástica, mutante. Calculamos: "Cuánto hace que se mudó Roberto a su nueva casa?". Y arriesgamos: "¿Tres, cuatro años". Hasta que alguien, conocedor, nos saca de la duda: "Catorce".

Suponemos ante el amigo encontrado ocasionalmente en la calle:

"Tu pibe debe andar por los seis, siete años".
"Tiene diecinueve" -nos contesta el amigo- "Vení Tacho". Y nos presenta a una bestia de un metro ochenta, pelo verde, un clavo miguelito clavado en la ceja y un cardumen de granos sulfurosos en la mejilla.

Se corrobora entonces aquello que, dicen, decía John Lennon: "El tiempo es algo que pasa mientras nosotros estamos distraídos haciendo otra cosa".

Y suerte que estamos distraídos haciendo otra cosa.
Mucho peor es aburrirse.

Es dulce rememorar ciertos momentos, pero más me entusiasma pensar en las cosas que tengo para hacer.
Es que muchos de esos ciertos momentos son muy viejos.

Y por lo tanto vale recordar el consejo dado por Javier Villafañe cuando alguien le preguntó como hacía para conservarse tan joven pasados los ochenta años.
- No me junto con viejos, - respondió el maestro.

Fontanarrosa

7 comentarios:

Max dijo...

A mi no me pasan los años...

¡se quedan todos conmigo!

jajaja (mejor reír que llorar)

El padre de Mafalda decía tocándose la cintura dolorida :

Me parece que estoy empezando a ser más joven que mi cuerpo :)

besos juveniles jejeje


PD: y a qué viene este tema ? ;)

LAbarta dijo...

Edad, edad, edad, que dilema!

Azul... dijo...

Max: el tema no viene nada en particular, me gustó el texto de Fontanarrosa que me hizo llegar un compatriota suyo, por cierto. Y conste que yo no llego aún a la tercera edad, me falta muuuucho!

Conqueno, gracias por la visita, ya me di un paseíto por tu Blog y te dejé algún coment =o)

Besitos!

Froylan dijo...

Hello Azul...

Everytime i feel "blue", I come to your spot and let you fill me with words..

Is amazing that through the years you have not changed the sweetness of your heart...

I´ve come to a point where i had to take a decision, position i usually always avoid, when it comes down to heart-like issues.... I´d rather have the flu!

Hearthbreaker and deadbeat father is the choice, which one should i be?

Love you Má....

blueberrie dijo...

A mí me falta mucho, pero me consuelo de vivir en un país donde a los sesenta y tantos sos aún jóven; siempre hay como aportar a la sociedad... nuestra ministra de Defensa tiene 78 años y la veo estupenda.

No le temo a la edad; sí a los sentimientos negativos que a veces de manera consciente y otras no, voy acumulando... quizás me pasen factura.

Besos.

Azul... dijo...

Hi Froy :)

Just listen to your heart, you'll take the best possible decision you could...

By the way, I hope you never forget that i'm always here for you...

Love you too, sweetie, with all my heart...

Azul... dijo...

Blueberrie: yo creo que envejecer no tiene que ver con los calendarios, sino con una decisión del corazón... Conserva esa ilusión por vivir y jamás envejecerás =o)

Gracias por la visita, se te extrañaba!