lunes, enero 16, 2012

Inteligencia Emocional...

Uno de los cursos a los que asití estando en Petróleos de Venezuela y que más he valorado a lo largo del tiempo, fue el curso de Inteligencia Emocional al que asistí en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (I.E.S.A.), uno de los centros de estudios superiores más prestigiosos de Venezuela.

Hace un tiempo recibí por correo un texto fabuloso sobre la importancia de vivir el presente y de dejar atrás las cosas que ya no están en nuestras manos. Si algo aprendí al tener que marcharme de forma intespestiva de mi país fue a aceptar que "lo que hay es lo que hay", que de nada sirve quedarse paralizado, esperando que las cosas que se descolocaron, sea por las razones que fueren, vuelvan a su lugar. Vivir aferrado a la temporalidad, negándose a echar raíces, nos paraliza y tampoco es sano vivir tocándonos las cicatrices permanentemente... Hay que seguir, no dejar de caminar, porque ésa es la única forma de seguir este viaje llamado Vida...

Espero que lo disfruten y les sirva tanto como me ha servido a mi...


















Aquel que se preocupa por cosas que ya pasaron y acerca de las cuales nada puede hacer, mentalmente se encuenta ligado a un pasado que lo lastima; los recuerdos desgastan la energía que tenemos disponible para vivir el presente.

Por otra parte, las angustias ocasionadas por hechos que todavía no acontecieron, que se encuentran en un futuro, ya sea próximo o lejano, son también zonas de la mente que desgastan energéticamente.

La persona que piensa en el pasado o en el futuro se inmoviliza en el presente, se queda estática, imposibilitada de actuar adecuadamente, mientras su mente viaja a regiones inútiles de su existencia.

Programar el futuro, planear estrategias para alcanzar una meta racionalmente lógica, y emocionalmente aceptable hacia la cual dirigirse, es muy diferente a construir castillos de naipes para un futuro ilusiorio.

Si uno no trabaja en su presente para hacer realidad esos deseos, la energía que ha gastado construyéndolos es energía perdida.

Del mismo modo, revisar y valorar las experiencias pasadas, para extraer de ellas las lecciones que podamos emplear en el presente, es válido y deseable. Pero es muy diferente a estar "rumiando" experiencias dolorosas, ya que éstas alimentan una idea negativa acerca de uno mismo.

Extraído del libro "Programa de autoayuda para desarrollar la inteligencia emocional", de Angela Hernández Cid


4 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

Cierto, hay que buscar la forma de no rumiar el futuro ni el asado sino en trabajar para el futuro revisando -deshechando lo mal hecho y mejorando lo mejorable- del pasado ¿Qué más ejemplo de estos preceptos que tu accidentada experiencia?
Ahora más que nunca los que estamos en esta orilla del charco vamos q tener que plantearnos eso cada día.
---------

En otro orden, gracias por pasar por tigrero y dejarme la nota ¡Lo tenías abandonado! No entiendo por qué ¿Ese tigrito no muerde a nadie! -risas- Tengo por allí una sencilla foto que debo pasar a la computadora, no es de tí pero tiene que ver mucho contigo, te la voy a pasar a tu Fb en lo que tenga un chance. Pero...¡NO TE PIERDAS POR FA!

Pluma y Data dijo...

Mucha verdad en tu entrada. Si mucha verdad, pero aveces la realidad nos supera y se nos hace dificil el quebrar nuestros afecto, nuestras querencias y todo aquello que hizo que fueramos lo que somos ahora.
Razon tienes y toda, pero... Suele ser muy dificil vencer a la nostalgia.
Bueno, esto tambien es parte de la vida, que le vamos a hacer, hay que tirar para adelante y nada mas.

Azul... dijo...

Alí, el ahora es todo lo que tenemos y hay que echarle ganas!

Perdona el "abandono", por ciscunstancias familiares mi vida ha cambiado mucho y no dispongo de mucho tiempo de navegación, pero me asomo todo lo que puedo.

Besotes!

Azul... dijo...

Pluma, que eso que amas y que te hizo ser quien eres sea viento bajo tus alas y no plomo sobre las mismas.

Dice Avril Lavigne que "la nostalgia es el precio que usted paga por una experiencia inolvidable", afíncate sobre los recuerdos bonitos y sobre lo que te hicieron sentir ;)

No es fácil, pero tampoco imposible, es cuestión de disciplina, te lo dice una superviviente :D

Gracias por comentar, lo valoro mucho!

Un abrazote!