lunes, septiembre 27, 2010

El retorno de los nómades... (8)

El retorno de los Nómades
Lía Schenck




Reconocimiento y acercamiento a los nómades (Cont.)


Todos los nómades son también emergentes de una compleja
red de vínculos y andan por la vida con sus redes
de caricias y de sustos.
Sus redes de arrullos y de historias. De perdones
y de olvidos.
A veces se suben a los trapecios de la especie
y andan haciendo pruebas y malabarismos en las
alturas porque saben que si caen, abajo están
las redes.
A veces van con ellas al mar y traen peces de
alimentos. Cocinan los peces y los comen y si por
casualidad se tragan una espina, rápidamente
comen miga de pan.
A veces las usan como lechos o vestimentas.
A veces las usan como escenarios y se suben
a ellas y recitan poemas o bailan la música que
anda suelta en el aire.
hacen muchas otras cosas con sus redes pero
nunca las usan para cazar mariposas.


A cualquier hora de la vida los nómades se adaptan
activamente a la realidad.
Toman agua corriente cuando tienen sed
y se ponen agua oxigenada en las heridas.
Le ponen sal a las comidas, cruzan la calle mirando
los semáforos y saludan a las señoras
y a los señores de las ventanillas.
Cuando terminan los horarios de las adaptaciones
activas, ponen de espalda los relojes y bailan
valses con las agujas de las horas y bailan
rock con los minuteros y le dicen secretos
a los segunderos.
A veces se van para sus casas y hacen el amor
en los umbrales, mientras la leche hervida
se derrama sin ninguna tristeza.





Si deseas leer el libro desde el principio, haz click en la etiqueta
"El retorno de los nómades", que aparece al pie de esta entrada,
donde dice "Guardadito en"


3 comentarios:

Laura dijo...

Es muy agradable leer estos retazos del libro, gracias azulita.

Un abrazo

Rud dijo...

Hola, Azulita
El libro acerca de los nómades está muy interesante. Me encantó la música que acompañaba la lectura.

Que pases un maravilloso fin de semana

Azul... dijo...

Gracias a las dos por sus comentarios y perdón por perdeme tanto tiempo...

Cariños!